Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2016

La novia cadáver

Hoa chic@s! ¿Todo preparado para pasar mucho miedo esta noche? Aunque haya gente que esté en contra (toda opinión es respetable), yo me declaro fan de Halloween. Me gusta esta fiesta. Me gustan los disfraces y me gusta la diversión. Así que nosotros sí celebramos Halloween. 
De hecho este año he cosido tres disfraces, pero para no hacer la entrada muy larga voy a repartirla entre los días de esta semana. Así que aprovechando que el viernes pasado tuvimos fiesta de Halloween en la academia de inglés os muestro el primero de ellos. 

Mi peque venía diciendo desde finales de agosto que ella quería ir de novia cadáver. No sé por qué esa película se le habrá quedado grabada en la mente porque sólo la había visto una vez y hacía bastante tiempo. Pero el caso es que no quería otra cosa. 
Así que como una es una bien mandada, me puse manos a la obra. 
Y tengo que decir que el resultado me ha encantado. 


Lo primero que supuso un reto a la hora de confeccionar este disfraz fue intentar adaptar el modelo a una niña de 5 años. Era obvio que el vestido de la muñeca original no era adecuado para una niña pequeña, por lo que tuve que hacer una interpretación más o menos libre que fuera acorde con la edad de mi hija. 
La mayor complicación que tenía el modelo, a mi entender, era el color y la sensación de putrefacto que debía tener. Por lo demás, se trata de una hechura sencilla, sacada de una patrón base de vestido de niña (en este caso fue el Tea Party Dress de Tadah Patterns), al que modifiqué el escote para hacerlo en pico y bajé el talle, en pico también, para dar un poco la sensación de vestido de novia. Adorné el escote y el bajo del talle con piquillo y pasamanería plateados.



Para obtener el color "putrefacto" del vestido tuve que hacer varios experimentos con la tela. Ahí como la veis, la tela original es un crep labrado en tono blanco roto, con bastante caída, que compré en Julian López por solo 3€/m. El tinte se lo apliqué una vez que el vestido estuvo confeccionado,  a excepción de la manga de huesos. El bajo también lo hice jirones antes de echarle el tinte. Con niña vestida y encima de la mesa, comencé a rasgar el bajo del vestido de la manera más irregular posible, aunque lo tuve que sobrehilar para que no se deshilachara.  

Para teñir el vestido usé pintura acrílica, de manualidades, en una combinación de azules, negros y blancos que más o menos me inventé y agua. Sumergí varias veces el vestido en  un cubo dentro de la bañera y lo colgué chorreante de una percha. Con la ducha fuí mojando el vestido de manera que por arriba fuese más claro y que el color se concentrase abajo. Además, con hilo había atado algunos nudos en la falda, para obtener un efecto disntinto en ciertas zonas. Dejé el vestido escurrir y secar en la bañera y listo. Repetí la misma operación con el velo, que no era otra cosa que un visillo reciclado al que le hice las formas en pico, con algunos agujeros y algunos "bordados".



El siguiente reto fue la manga de huesos. La otra manga y el cuello lo había solucionado con tul elástico en tono azul, ya que la muñeca original tiene todo el cuerpo en esos tonos y mi hija me recalcó muy mucho que ella tenia que ser azul :)
Para la manga de huesos usé una camiseta vieja de licra de esas de hacer deporte, que tenía en casa. Pintar los huesos me trajo de cabeza porque ninguna pintura agarraba bien. Finalmente y en un arranque de "por mis narices que lo pinto" usé pintura normal de pared.. y vaya si agarró..jajaja. 
Espero que no haya nimgún médico en la sala porque la anatomía del brazo deja bastante que desear...jajaja. Con la mano no me compliqué y compré un guante en una tienda de disfraces.

Otra cosa que mi hija señalaba como imprescindible eran las costillas. Tenía que tenerlas sí o sí. Así que usando la misma cutre-técnica que con el brazo pinté dos costillas (anatómicamente imperfectas para un cuerpo de 5 años ..jjj) y se las coloqué en un jirón de la tela. 


Los complementos, corona de flores y ramo, son obra de mi amiga @marga_iglesias76. Gracias desde aquí  por implicarte en todas mis locuras..jejeje. 
El look se completa con la peluca azul y un guante también teñido y roto en la otra mano. Como el maquillaje no se me da muy bien, no me compliqué demasiado y simplemente le pinté la cara de azul y los labios en tono azulado. Unas cicatrices y andando. 
Ni que decir tiene lo supercontenta que iba mi niña. Y lo que llamó la atención. Porque aunque se ve un disfraz casero, es bastante original y ella se sentía superimportante. 
Perdonad por esta entrada tan larga.... 
En las próximas os enseñaré los otros dos disfraces que he cosido. 
Un besote y feliz Halloween. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 24 de octubre de 2016

El "Cuqui-chándal".

Hola chic@s! Aquí estoy de nuevo. Siento haber estado tan desaparecida pero las costuras de la nueva temporada están siendo un poco caóticas y no me termino de organizar ni para coser ni para publicar. Voy con bastante retraso.
Como creo que ya os he comentado en alguna otra ocasión, no soy de la "liga anti-chándal". Soy de las que reconoce la utilidad del chándal. Me parece una prenda cómoda, calentita y funcional, y mis hijas han llevado chándal desde siempre. Eso no quiere decir, ni mucho menos, que sea mi prenda favorita ni que lo usemos para cualquier ocasión, sobre todo teniendo en cuenta que los chándales que venden las tiendas muchas veces de bonito tienen poco. Así que cuando este año algunas firmas de moda infantil sacaron versiones "cuquis" de los tan odiados-amados chándales, no me pude resistir. 
No me gusta copiar, pero reconozco que sí me he inspirado bastante para crear mi versión del "cuquichandal".


La sudadera, tan de moda esta temporada, lleva un corte un poco por encima de la cintura y una faldilla de vuelo. El patrón es de la revista Ottobre (sí, sí), número 4/2016. El modelo es el 16, aunque con algunas modificaciones. Alargué la manga hasta el puño y la faldilla la hice recta. En la revista la faldilla hacía un efecto globo en el bajo, pero no me gustaba para este tipo de tela. Además abrí un poco más el cuello, porque quería rematarlo con un bies de algodón. El patrón está pensado para una tela de camiseta con una buena elasticidad. Sin embargo, mi tela es una especie de sudadera con pelito por dentro muy gustosa, pero con casi nada de elasticidad. De hecho todo el chándal está cortado al contrahilo porque era la única dirección en la que la tela estiraba un poco. Por eso corté la talla 122 para mi hija, aunque por sus medidas el ancho de pecho correspondía con la 116. Creo que para ser una sudadera, la holgura ha quedado bastante bien. 

A modo de adorno hice un aplicado en forma de estrella con un lacito de cuadritos vichí. El aplicado, cosido a máquina con un pequeño zigzag, podía haber quedado más fino, pero con el lazo se disimula bien. 




Yo no estaba buscando precisamente una tela en color rosa bebé.. pero por aquí no es fácil encontrar tela de sudadera y no se puede ser muy exigente con lo que hay. De hecho esta tela, me dijo la chica de la tienda, que era para mantitas y sacos de bebés. De ahí su poca elasticidad y los colores tan limitados: rosa, celeste y blanco. 
Mi hija, de todas formas está encantada con el color, aunque yo me temo que no aguante en condiciones mucho tiempo. Sólo espero que el tejido no sufra demasiado al lavarlo. 




El pantalón es también de la revista Ottobre, del número 6/2014, aunque con modificaciones: le quité los bolsillos y lo alargué para eliminar el puño del tobillo, que mi hija los odia porque no hacen que el pantalón quede "fino" (estrecho). Hice la talla 122 y aunque ella están encantada con que sea estrechito y dice que se siente cómoda, no sé si para una tela que estira tan poco hubiera sido mejor cortar una talla más. 


  
Toda la prenda estás cosida con la puntada overlock de mi máquina de coser, que es bastante segura e ideal para estos tejidos que no deshilachan. El bajo de la sudadera y de los pantalones está cosido con aguja doble. Tengo que practicar más con este tipo de puntadas porque a veces se saltan algunas puntadas. ¿Os pasa también a vosotras?




En resumen estoy bastante contenta con el resultado... la verdad es que ha quedado un conjunto muy dulce. Me da hasta pena que lo guarree en el colegio, porque como dice mi amiga Lola, es un chándal de vestir..jajaja. Creo que de momento lo voy a reservar un poco. ¿Vuestros niños también se ponen las rodillas y los culos de los pantalones hechos una pena? En el patio de nuestro cole hay albero, y a veces no hay manera de sacar el color amarillento de los pantalones...  y es que yo también ¡estoy harta de tanto frotar! jajaja



Bueno chicas, espero que os haya gustado. ¡Nos vemos pronto! 
Besos


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 13 de octubre de 2016

Moiano Summer Coat

Hola chic@s! Sí, ya sé que hoy no es lunes sino jueves y que para mí  es un día raro para publicar, pero a veces la tecnología se pone en nuestra contra y no hay nada que podamos hacer, no?

Hoy quiero enseñaros una prenda que me tiene enamorada: la chaqueta Moiano de Straight Grain Patterns. Desde que se la ví a Diana fue amor a primera vista y aunque estabamos en pleno mes de julio no pude resistirme a coserla. 
Se trata de un abrigo-chaqueta fina de "verano"... ¿Verano? Aquí vivimos un verano de 6 meses y os puedo asegurar que no hay quien se ponga chaqueta. Pero eso no iba a detenerme. Iba a coserla sí o sí, aunque tuviera que esperar hasta mediados de otoño para estrenarla. Por suerte, las temperaturas ha comenzado a bajar un poco y he podido hacer fotos medio decentes para el blog. Imaginaos la cara de mi hija cuando intenté hacerle fotos en el mes de julio con la chaqueta... me dijo que me la pusiera yo.. :(
Las fotos de hoy están hechas a última hora de la tarde y a luz no era demasiado buena. Lo siento pero creo que la idea la podeis coger. 



 Para la confección de la chaqueta elegí una tela 100% algodón azul marino con un tacto que recuerda a las gabardina finas de entretiempo. Me atraía la idea de usar un color liso y meterle algo de contraste. Puede parecer una chaqueta seria de niña mayor, pero como aún seguimos siendo peques no hemos renunciado a la explosión de color...



... La parte divertida de la chaqueta se encuentra en el forro. Es una tela de patchwork fina de Julian López comprada en rebajas a un precio estupendo. El tono predominante es el verde agua, ideal  para contrastar con el azul marino, salpicado de tonos rosas, naranjas y amarillos.  El interior de las mangas es  de tela de forro también verde agua para que no hubiese problema al meter los brazos.
Para mi hija hice la talla 5 de ancho pero con largo de mangas y bajo de la talla 7 y creo que el ajuste ha quedado perfecto para llevar una manguita debajo.



El patrón de Ann, el alma de StraightGrain Patterns, ofrece distintas posibilidades para la chaqueta. Puedes elegir entre colocar cremallera o botones, mangas fruncidas o rectas, capucha o cuello bebé, bolsillos de ribete o de plastrón.. Como veis es un patrón supercompleto con el que puedes conseguir unas chaquetas totalmente diferentes. Yo elegí hacerla con capucha y ponerle cremallera y snaps, que me parecen más prácticos que los botones. Las mangas las hice sin frunce. En el blog de Ann podeis encontrar de manera gratuita el patrón de las mangas sin frunce, aunque yo diría "con menos frunce", porque algo sí tuve que hacerle para poder ajustar la manga bien. 
Yo me decidí por bolsillos de ribete. Era la primera vez que los hacía y no han quedado del todo mal, aunque debo mejorarlos.En la espalda lleva una tapeta con dos botones verde agua en forma de flor, al igual que en los puños. 



Más por adorno que por otra cosa añadí una cinta para colgar la chaqueta. 

Aquí veis en detalle los bolsillos. Se pueden mejorar, pero no han quedado demasiado mal, ¿no?: 



Bueno chicas. espero que os haya gustado tanto como a mí. La verdad es que un patrón que me tiene enamoradita. No descarto coserle una a la pequeña, aunque con este tiempo tan loco lo mismo tenemos que sacar el abrigo de una día para otro. 


Pediros otra vez disculpas por las malas fotos. Me hubiera gustado un reportaje mejor!
Un besote y hasta la proxima
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 3 de octubre de 2016

Hoy le toca a mamá

Hols chic@s!  Aprovechando que aún el tiempo acompaña y que no parece tan descabellado seguir enseñando ropa de verano, hoy os enseño el vestido que me cosí el pasado mes de julio. Sí, sí, para mí. Este verano me he cosido tres prendas para mí: unos shorts, una blusa y un vestido. 
Como sabéis no suelo coser mucho para mí. Me cuesta muuuucho. Se me antoja complicado tomarme medidas y hacerme yo misma las pruebas. Además no tengo pudor en reconocer que lo que realmente me llena es coser para mis niñas. A ellas todo les sienta bien. Son un público agradecido. Y, reconozcámoslo, es un tipo de costura que tiene los días contados. En un abrir y cerrar de ojos la adolescencia llama a nuestra puerta y la ropa de mama deja de molar.
Pero bueno, como este verano cosí un gran número de prendas con mucha antelación, no tenía sentido seguir cosiendo para ellas durante el mes de julio. Así que, cuando ví una tela finita vaquera con pequeños puntitos a un precio estupendo decidí hacerme un vestido. 

No tenía una idea fija y tampoco me apetecía intentar sacar un patrón sin saber si me iba a sentar bien. Así que decidí copiar un vestido mío que es muy cómodo y que sé que me sienta bien.
Es un vestido sencillo, sin pinzas ni cierre de ningún tipo. Entra  perfectamente por la cabeza y se ajusta a la cintura con una elástico. Pesé dejarlo suelto, pero me hacía un poco saco de papas, y cuando lo enseñé en casa no pusieron muy buena cara. La verdad es que los vestidos sueltos no me quedan muy bien, aunque me gusta verlos en otras personas.



Ya veis que es un vestido muy sencillo y fresquito que se hace en una tarde. La tela es un vaquero finito con un puntito blanco dibujado. El escote y las sisas van rematadas con un bies de tienda azul marino y como único adorno, unas manguitas aladas. 



He usado bastante este vestido, lo cual me anima a coser más para mí pues siempre tengo el miedo de coser algo que se quede en el armario. 
Aquí os enseño la tela más de cerca:



Bueno, pues espero que os haya gustado. A ver si me animo a coser más prendas para mí, aunque este año voy muy lenta cosiendo prendas que las niñas necesitan para la nueva temporada y ya sabéis que primero van ellas..jeje
Creo que aun tengo pendientes algunas cositas de verano que enseñaros. A este paso me planto en Navidad, pero ayer a medio día llegamos a 34 grados.. así que al menos por aquí abajo aún tengo excusa. 
Un besos y que tengais buena semana. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...