Páginas vistas en total

jueves, 9 de mayo de 2019

¡Vámonos pa' la Feria!

Hola chic@s!
¿Sabéis esa sensación cuando observas una prenda comprada, la miras y remiras por dentro, te vienes arriba y te dices :"Bah!, eso me lo hago yo con la gorra"?
Pues así empezó la historia de mi nuevo traje de flameca. 
Vaya por delante que yo no tengo casi ni idea de patronaje, al menos de señora, pero después de mirar el último vestido de flameca que tenía (comprado) y estudiar sus interioridades me lancé a la piscina y saqué el patrón colocando la prenda directamente sobre una tela. Vamos, que el método es bastante poco ortodoxo, pero allá que fui. 
Tras una muselina que me quedó más o menos apañada y con ayuda de mi madre para ajustar el vestido en las partes en las que no me veía, me corté y cosí el vestido en unos cuantos ratos que fui arañando al reloj. 


Sabéis que coso poco para mí, pero una serie de factores se unieron para tomar la decisión final de coserme un nuevo vestido: la primera, y la que más peso tuvo, era que el vestido del año pasado me quedaba bastante apretado, así en modo morcón. La segunda era que las niñas estaban apañadas. Elena llevaría el vestido de la hermana, e Irene uno de mi prima. Con lo cual me lancé a coser sin ningún remordimiento. 


 Para esta ocasión y después de un par de vestidos con unos estampados muy llamativos, me apetecía volver al clásico vestido de lunares. La hechura, que como os he comentado es copiada de mi anterior vestido, es bastante cómoda, pues marca la figura lo justo y necesario para permitir andar cómodamente gracias a la forma evasé que adopta el final del cuerpo. 
La falda se compone de dos volantes montados sobre una falsa faldilla de nejas y cancán para dar un poco más de volumen. Los volantes está rematados con un encaje de bolillo a juego con la tela.


Elegí una tela de satén-lycra en color bugambilla-vino rosado, que es un infierno de fotografiar porque el color varia con la luz que le dé. Los lunares son de color crudo y al verdad es que el contraste me encantó. He tenido que hacer malabares porque en el rollo solo quedaban 5'40 metros, que para un traje de flamenca de señora es un cantidad bastante justita. De hecho me ha sobrado un pequeño trozo, que guardo por si en el futuro hay que hacer algúan arreglo.
La pega que sí le pongo a la tela es que se arruga con solo mirarla. Cada vez que planchaba una costura, se arrugaba por otra parte. Y después de estar sentada, parecía un higo. El poco de elastán que lleva la tela lo hace muy cómodo pero si es verdad que al levantarme después de estar mucho tiempo sentada la parte del culete da un poco de sí. Supongo y espero que al lavarlo la tela vuelva a su ser. 
Con todo, yo he ido muy feliz con mi vestido hecho por mí a pesar de que tiene algunos fallos y de que el patrón lo hice así de aquella manera. ;)


No me preguntéis qué estamos haciendo en esta foto (jejeje) pero era en la que mejor se veía el vestido por la espalda y el vuelo tan bonito que tiene el bajo y el escote de la espalda. 



Pues hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya gustado. Yo he lucido mi vestido orgullosa por el Real de la Feria y con eso me quedo. Aún quedan tres días de Feria por si algun@ se anima a venir. 
Un besote.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 24 de abril de 2019

Vestido por sorpresa (Ileana encuentra a Tinny)

Hols chic@s! ¿Qué tal la vuelta tras la vacaciones? Espero que no haya sido demasiado dura. 
Hoy os traigo una costura con historia. 
Hace unos meses, en la últimas rebajas de Julián López me traje unos cuantos metros de algodón de patchwork con unos estampados preciosos. El precio también era ideal. Así que compra redonda. Sé que hay gente a la que no le gusta confeccionar prendas de vestir con este tipo de tejidos, pero a mí si me gusta mucho, por la variedad de estampados y por la textura que le da sobre todo a los vestidos de niñas. 
Pues bien, una de estas telas, nada más verla me habló, y me dijo que quería convertirse en un vestido como el que Daisy del blog Molemieke's le había hecho a su hija Femke. Podeis verlo aquí. El modelo era una mezcla de dos patrones: el Ileana Dress de Compagnie M y el Tinny Dress de Straightgrain Patterns. Así que como me gusto tanto decidí hacerle una versión a Elena para el Domingo de Ramos.


Sí, os habeis fijado bien. Quien luce el vestido no es Elena, es su hermana mayor Irene. Y es aquí donde viene la historia del vestido. A medida que voy confeccionando una prenda se la voy probando a mis hijas para no llevarme sorpresas. Este vestido también se lo fui probando a Elena y me iba gustando. Pero una vez que estaba completamente terminado, y que incluso había comprado zapatos y rebeca, no me gustaba nada como le quedaba. No sé cómo explicarlo, pero no le favorecía nada. Además se lo veía largo, lacio y demasiado recatado. Vamos, que tenía un aspecto totalmente monjil. Y la combinación con los zapatos y rebeca beige que en mi cabeza quedaba ideal resultó ser bastante cateta. Me dio mucho coraje pero no se lo puse para estrenar el Domingo de Ramos. Como algo no me conveza no soy capaz de ponerselo, la verdad.

Al día siguiente se me encendió la bombillita y decidí probarselo a Irene. Y ¡Bingo!, le quedaba como yo lo había imaginado. Más cortito y más ajustado al cuerpo y con la cintura más alta. En difinitiva, más favorecedor. Sí es cierto que no es tan elegante como me gusta para una ocasión especial pero es un vestido bonito y que se puede usar en muchas más ocasiones.


La parte de arriba del vestido es del Ileana Dress de Compagnie M en su versión de cuerpo y manga ranglan, al que le ha añadido un vivo de cordón en la cintura.
La falda es del patrón  Tinny de Straightgrain Patterns, en su opción de tablones y tapetas falsas de bolsillos con unos botones a juego.  El vestido de Daisy llevaba un cinturón, pero no quise hacerlo igual y por eso le puse solo el vivo.
Ambos patrones son ideales porque son básicos que permiten muchas opciones y múltiples combinaciones de mangas, faldas y cuellos y vienen en tallas hasta la 10-12.


Como veis la tela es complicada de fotografiar. Según le de la luz parece más burdeos que rosa y por eso no es sencillo combinarla. Pero creo que al menos le vamos a dar ultildad.
Así que finalmente, y aunque no era para ella, se lo va a quedar Irene al menos hasta el año que viene y veremos si cuando crezca un poco a Elena le sienta mejor.
La única pena que me ha quedado es que tengo unos zapatos beige huérfanos de vestido...Habrá que buscarle un vestido a juego, ¿no os parece?


Nos vemos pronto.
Besos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 15 de abril de 2019

Look de chica mayor para el Domingo de Ramos

Hola chic@s! Aquí estoy de nuevo para enseñaros las cositas que sigo cosiendo. Como ya me conocéis, sabéis que tengo rachas de desaparición del blog y otras de más actividad. Pues bien, ahora mismo estoy en una racha de desaparición y de poca costura. Al principio de agobiaba, pero ahora me lo tomo con más tranquilidad, la verdad. 
Por eso cuando pensé en los modelos del Domingo de Ramos, quise algo sencillo y vistoso que no me robase demasiadas horas y que fuera reutilizable para otros eventos que tienen mis hijas estas primavera.
Así que para la mayor me decidí por un conjunto de falda y blusa. Con diez años ya, hay determiandos vestidos, que aunque me encantan, ya no se los veo para ella. El problema estaba en la blusa, porque como os conté en esta entrada, mi hija sigue en la racha antiblusa. Sin embargo, tras un ratro de negociación entendió que ir en camiseta no era una opción para un Domingo de Ramos y no rechistó mucho más. 


El conjunto, como veis es sencillo, pero muy fino en mi opinión. La blusa está hecha con el patrón de la Isabella Ruffle Top de Townmouse Patterns, que es mi patrón de blusa favorita de todos los tiempos, y del que por desgracia ya estamos en el tope de talla. Es la talla 8 y le va perfecta, pero a poco que ensache una mijita, ya se me queda pequeña. Un pena, porque la verdad es que es un patrón ideal para hacer modificaciones. He hecho muchisimas versiones de esta blusa y todas han quedado ideales.
Para esta versión, confeccionada en batista blanca, eliminé el agujero del escote y añadí a cada lado dos trozos de encaje de bolillo  que me había hecho mi tía hace unos cuantos años. 


La falda está hecha sin patrón. He hecho este tipo de faldas muchas veces porque es sencillísma de coser y porque queda muy bonita. Es una falda básica con cinturilla delantera y elástico detrás para ajustar. Es ideal para niñas delgaditas a las que las faldas se les suelen resbalar.  Está confeccionada en tela de algodón azulona con sobrefalda de tul plumeti elástico en blanco y encaje de adorno. 
Todos los materiales, tanto blusa como falda, son de mi alijo de telas, por lo que ha sido tan solo coser y cantar. Creo que el look completo no me ha llevado más de tres horas de costura. 


Para completar el look, forré una diadema haciendo juego con la falda. Me costó más hacer el espagueti para la diadema que casi coser todo el conjunto.. Le puse un lazo al estilo que se lleva ahora. Me quedó un poco grande, pero en general creo que quedó bien. 


En definitiva, un conjunto sencillo pero ideal para niñas mayorcitas, que gracias a que hizo un día espectacular pudimos lucirlo en todo su esplendor. No hizo falta ni la rebeca que le había comprado en tono rosa maquillaje. 



Bueno, espero que hayais disfrutado del Domingo de Ramos y que lo hagais el resto de la Semana Santa. Nos vemos pronto.
Un besote

PATRÓN: blusa Isabella Ruffle Top de Townmouse Patterns. Falda, patrón propio. 
TALLAS: 1-8 años (yo hice la 8)
TELA:  Batista
DIFICULTAD: Principiante.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 11 de marzo de 2019

Seed

Hola chic@s!

Suzanne, alma máter de Sewpony Patterns, lanza hoy un nuevo y versátil patrón denominado Seed. Este patrón forma parte de una colección de patrones sencillos y divertidos para niños que han realizado varias diseñadoras indis muy conocidas para el Project Run and Play, bajo la temática común Farmer's Market. 


El patrón Seed es, como viene siendo usual en  Sewpony, un patrón versátil que presenta las opciones de vestido, mono en sus versiones corta y larga, shorts y pantalón largo. Como ya viene siendo marca de la casa, puedes añadir volantes a las mangas o al delantero si quiere conseguir un toque más sofisticado.
Tuve la suerte de volver a formar parte de su equipo de testers y cuando le enseñé a mi hijas los modelos en seguida quiso un mono enterizo. Su primera opción fue un mono corto, pero luego pensé que era mejor que fuese largo para poder usarlo también durante la primavera con una cazadora. Hice la vesión sencilla porque otra chica iba a hacer la versión con volantes que es la que realmente me llamaba la atención...

  
Se trata de un mono ancho y suelto que se ajusta a la cintura con una goma elástica y que tiene tapeta central para colocar botones o snaps como en mi caso. Es cómodo de poner y de llevar, teniendo en cuenta que es un mono y las dificultades que se  plantean al  ir al baño.

El proceso de prueba fue bastante interesante, porque en esta ocasión todas las versiones tuvieron que ser modificadas sobre la marcha. De hecho este es el segundo mono que hice. El primero no lo llegué a terminar porque Suz tuvo que modificar el patrón  a medida que cada una de las testers iban aportando nuevas ideas y sugerencias.



La tela que escogí es un popelín fino de algodón en tonos azules con una pequeña florecita que imita al tejido vaquero. Probablemente una tela con más caída le hubiera dado un aspecto más fluido, pero como era para probar el patrón y corría prisa compré esta tela que estaba muy rebajada. 


El pantalón tiene la opción de llevar bolsillos, cosa que los niños suelen agradecer para ir guardando todas las porquerías cosas que se van encontrando por el suelo. 
Para aportar un toque de color y hacerlo más infantil, añadí snaps de varios colores, que hacen superfacil la tarea de quitarse y ponerse la prenda. 


Cosí la talla 8 tal cual para mi hija, porque en el proceso de prueba no debes mezclar tallas. Aunque estoy contenta con el resultado, creo que para una próxima vez coseré una talla menos de ancho. 
Problamente cosa la versión vestido. He visto algunos preciosos. 
Si quereis más información pasaros por la web de Sewpony donde además podréis ver un magnífico Lookbook con las fotos de todos los modelos de la colección Farmer's Market. 
Besos

PATRÓN: Seed Pattern, de Sewpony Patterns
TALLA: 12 meses-12 años (yo cosí la 8)
TELA : Popelín de algodón de Julián López
DIFICULTAD: Principiante con algo de experiencia. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...