Vistas de página en total

jueves, 10 de noviembre de 2022

Cuatro vestidos y una boda

 Hola chic@s!

Este año 2022 pasará a mi historia familiar como el año de las bodas. Tres bodas de la misma familia en tres meses (y una de ellas tan especial que dura dos días). Parece una maldición gitana, pero no, es la pura realidad, y aunque a veces he renegado mucho, lo cierto es que echábamos de menos estos eventos que le dan alegría a la vida. 

La primera boda tuvo lugar el pasado mes de septiembre. Se casaba un primo mío y me pidió que las niñas llevasen las arras y los anillos. Acepté encantada, no sin antes advertirle que mis niñas ya no estaban en edad de ser niñas de arras. Más bien serían pequeñas damas de honor. 

Tenía claro que los vestidos de las niñas debían ser sencillos y adecuados a su edad. No es fácil vestir a una adolescente de 13 años para una ocasión especial, pero si además va a jugar un pequeño papel en la ceremonia, la cosa se complica un poco más si cabe. No puedes vestirla de niña, pero tampoco de señora mayor y si además tenían que ir a juego... uff.

Finalmente me decidí por hacerles vestido a juego aunque no exactamente iguales, porque mientras la peque aún  está en el rango de tallas infantiles (la última, me temo), la mayor ya está en las tallas de señora. Así, para la mayor fui a lo seguro y cosí el Tea Party Dress de Tadah Patterns en su versión Teens en talla 13, con pinzas en el pecho, escote barco por delante y escote bajo por detrás. La única modificación del modelo fue hacer la falda de capa entera, en lugar de media capa como pone el patrón. 


 El vestido de la peque sí me dio más quebraderos de cabeza, porque está en pleno cambio. Partí de un patrón base pero si hacía pinzas en el pecho el vestido le hacía arrugas. Si no ponía pinzas se notaba tirante la zona.. en fin que después de coser un vestido entero que no me gustaba nada, lo descosí entero de nuevo (no tenía mucha tela para desperdiciar). Finalmente me decidí por hacer costadillos y la idea funcionó. Después de hacer tantos malabares, la falda se la tuve que hacer fruncida al hilo porque no me daba para más. 



La tela de los vestidos es un crep con mucha caída en color coral a juego con el tul que recubre ambos vestidos. El único adorno que tienen son los pequeños cinturones color dorado en la cintura que combinan con los zapatos. 



Como veis son vestidos muy sencillo, pero con el toque festivo que le dan el color y el tul que los recubre. Y es que a estas edades (11 y 13 años) vestir a niñas para eventos supone todo un reto... 

... y por si no fuera suficiente, también tuve que vestir a mi sobrina mayor. Mi sobrina tiene también 13 años, pero tiene un cuerpo bastante más desarrollado que mis hijas y una estatura casi igual que la mía. Encontrar patrón no es difícil para ella porque encaja perfectamente en una talla 36. La única dificultad es que debe ser un modelo para una niña de 13 años. 
Repasando mis tableros de Pinterest vi un modelo que tenía guardado y pensé que le iría bien a su cuerpo y edad. El patrón lo saqué a partir de Jessica Dress de Sew Sew Def con muchas modificaciones. Pero creo que el resultado estuvo a la altura de la situación. 



  

Es un vestido sencillo en tono verde agua con un adorno plateado a la cintura, La falda es de media capa. La tela es una especie de crep elástico de Julián López. 

Por último, si has llegado hasta aquí, te enseño el vestido que cosí para mí. La verdad es que lo tenía claro casi desde el principio. Quería algo cómodo, elegante y discreto. Y como ya tenía hecho el patrón, volví a optar por el Magnolia Dress de Deer and Doe, pero esta vez con la mangas de mariposa y la falda larga. 


Estoy muy contenta con el resultado de este vestido. Lo cosí en un crep con elasticidad de Tejidos Violeta en tono fresón. No necesité ni siquiera añadir cremallera porque me entraba perfectamente. Pero sí le añadí un cinturón de flores para darle un toque especial. La falda no la hice según el patrón, sino de capa entera. Tenía antojo de un vestido de princesa y quería que fuese especial. Así que aunque coger el bajo (casi 7 metros!) fue una odisea, no puedo estar más feliz con el resultado. 



Siento no tener fotos con los detalles de los modelos, pero la verdad es que nos centramos en disfrutar del día y de lo preciosa que fue la boda. Hicimos muchas fotos de grupo y muy divertidas, pero no para mostraros mi trabajo de costura. Espero que al menos hayáis captado la idea y la esencia de los modelos. 

Si hago resumen, lo más complicado fue pensar en los modelos de las niñas que coser todo lo demás. Mi vestido, de hecho, lo cosí en dos tardes. 

Espero que os haya gustado. Pronto más costuras de bodas. 

Un besote. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 21 de julio de 2022

Kielo wrap dress de Named Clothing

 Hola chic@s, 

de nuevo por aquí para enseñaros uno de los vestido más divertidos de coser que he hecho últimamente. Se trata del Kielo Wrap Dress and Jumpsuit de Named Clothing. 

Ya sabéis que a partir de la pandemia comencé a coser más para mí, Pues bien, el vestido Kielo lo tenía presente en mi memoria desde que mi amiga Chiqui se hizo uno para una boda. y solo me faltaba la ocasión perfecta para coserlo.  Lo cierto es que me llaman poderosamente la atención los patrones raros y este lo es. 



Si veis el dibujo técnico se trata de un patrón muy sencillo. Por no tener no tiene ni pinzas en el pecho, por lo que dudaba si quedaría bien. Pero lo cierto es que todas las versiones que veía en las redes sentaban bien a sus propietarias. Tenía que probarlo sí o sí. 

La ocasión se presentó el pasado mayo. Nos habían invitado a una Primera Comunión y necesitaba hacerme algo. Os confieso que este modelo no fue mi primera opción. De hecho me cosí otro vestido que no gustó como quedaba. Así que el Kielo fue mi segunda opción y la verdad es que me arrepiento de haber esperado tanto para coserlo. 


Como veis escogí la versión sin mangas y con el largo por la rodilla. El vestido largo no me parecía adecuado para este evento. El patrón está pensado para telas elásticas, pero yo había visto muchas versiones en tela plana y decidí probar. Tenía esta tela en mi alijo desde hacía un par de años y aunque al principio no estaba muy convencida sobre si sería lo suficientemente elegante, creo que el resultado final estuvo a la altura del evento. Me quedó un vestido sencillo pero arreglado y ponible en otras ocasiones. Con sandalias lo veo ideal para ir a trabajar en verano, ¿no os parece?


La costura fue coser y cantar. La única complicación, si es que se puede llamar así, fue que la sisa me apretaba mucho (os recuerdo que había usado tela plana en lugar de elástica), así que tocó descoser y bajar la sisa varios centímetros.  El vestido se ajusta perfectamente al cuerpo y lo envuelve de manera que no hace nada feo en ninguna parte. El nudo, que se puede llevar delante o detrás, disimula todos lo michelines y hace una bonita figura. Tanto si vais a usar tela elástica como plana, yo os recomiendo que uséis tela con mucha caída para que los pliegues laterales asienten bien y hagan un efecto raro.

En definitiva,  el Kielo es para mí un patrón de cabecera, de confección rápida y que te puede sacar de más de un apuro. Lo he visto en versiones para ir de boda y también queda ideal. Seguro que lo vuelvo a coser en alguna otra ocasión. 


PATRÓN: Kielo Wrap Dress and Jumpsuit de Named Clothing

TALLAS: 32-56 (yo cosí la 38)

TELA: Viscosa estampada de Ribes y Casals

DIFICULTAD: Fácil. Principiantes con algo de experiencia. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 15 de julio de 2022

Domingo de Ramos 2022 (Parte 2)

 Hola chic@s! 

Que sí. Que estamos en julio y que la Semana Santa nos queda ya demasiado lejana. Pero me dado cuenta que dejé a medias la publicación anterior y no os había enseñado lo que cosí para mi peque. 

De un tiempo a esta parte, y sobre todo tras la pandemia, este blog no tiene un ritmo definido y he pensado en múltiples ocasiones darle carpetazo y dejar de publicar. Pero lo cierto es que este blog viene a ser como un diario personal y me resisto a olvidarlo del todo. 

No me enrollo más y os cuento mis peripecias de costura.

Mi hija pequeña tiene 10 años, pero en el tipo no se parece nada a su hermana. Siempre ha sido más doble que ella y lo que a mi mayor le sentaba bien a los 10 años, a ella se le ve demasiado infantil y no le luce igual.  

Para el Viernes de Dolores, día grande de mi barrio, le cosí con bastante tiempo de antelación un conjunto de falda y rebeca que en mi opinión es lo que más le favorece. 


La falda si os digo la verdad, la hice un poco a ojo copiando otra falda que tenía mi hija mayor pero con  las medidas de la chica. No tiene mucho misterio: corte un poco evasé,  tablón central y goma en la espalda. El canto superior va pulido con una vista. En poco más de una hora tenía la falda lista. 

La rebeca es el patrón Camille de My Super Bison que ya había cosido en otras ocasiones. El patrón viene en las tallas 2 a 12 años. Le cosí la talla 12 y como veis el cuello le queda un poco desbocado y asoma la camiseta que lleva debajo. Si la vuelvo a coser  supongo que le cerraré un poco el escote. 

Lo más curioso de este look es que las telas no las compré a conjunto. La de la chaqueta la compré para combinar con otra cosa que finalmente no me cuadró y la de la falda fue un regalo de mi prima. Cuando vi las dos telas juntas me dio un subidón al comprobar que ambas conjuntaban a la perfección. 


Pues resultó que aunque el Viernes de Dolores fue fresco y el conjunto pegaba, las previsiones del tiempo predecían una subida grande de las temperaturas para el Domingo de Ramos. Así que como iba justa de tiempo me decidí a comprarle algún vestido porque con el conjunto se me iba a asar la niña. 
Después de mucho rebuscar me traje para casa dos vestidos de El Corte Ingles, que cumplían mis requisitos: ni demasiado ñoños ni demasiado de mayor ni demasiado caros. Al llegar a casa se los probé y .., le sentaban fatal. De hecho uno era talla 12 y ni le cerraba y con el otro parecía que llevaba un camisón... 
Pues nada, vuelta a la casilla de salida... a dos días del Domingo de Ramos, con una comida familiar por medio y sin vestido que pudiera ponerse. Problemas del primer mundo, pero que a mí me produjo más de un dolor de cabeza...
Así que a la desesperada le hice un vestido que terminé el sábado anterior a la 1 de la madrugada. 



El resultado: pues no me entusiasmó demasiado. No sé si sería la tela o el modelo tan básico (no había tiempo para florituras), pero el vestido daba la sensación de bata de verano. La tela es un bambula muy gustosa de Ratucos que tenía en mi alijo de telas desde el confinamiento, y la verdad es que era bastante mona.. pero no sé. No cuajó como esperaba. Porque el vestido con rebeca rosa a juego con los zapatos sí decía otra cosa.. pero así a cuerpo... pssss ...
El patrón es un básico del libro Building Block Dress que lo tengo ya más que amortizado. El único detalle que tiene son los bolsillo ribeteados de la falda. Ya os digo que fue algo muy express. 



Hizo bastante calor y ella iba muy fresquita. Con eso me quedo.. pero lo cierto es que he confirmado que hay ciertos modelos que ya no le pegan, aunque ese día salvamos la situación. 

Hasta aquí la entrada de hoy. ¡Seguid disfrutando del verano!
Besos. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 18 de abril de 2022

Domingo de Ramos 2022. (Parte 1)

 Hola Chic@s! ¿Cómo ha ido la Semana Santa? Por aquí muy bien, casi con completa normalidad. 

Como viene siendo costumbre, antes de la pandemia, me gusta que las niñas estrenen algo hecho por mí el Domingo de Ramos. Para mí es un día especial que me recuerda a mi infancia cuando estrenábamos el primer modelo de primavera del año.

Este año la cosa no estaba fácil con mi adolescente. De hecho fuimos de tiendas para comprarle algo que pudiera servirle tanto para Semana Santa como para una Comunión que tenemos próximamente. Fue misión imposible. Está a caballo entre las últimas tallas de niña y las primeras de mujer y nada le encajaba bien. Así que después de darle vueltas me decidí a hacerle un vestido (por suerte le siguen gustando) fruncido con gomas elásticas que se ajustan a su cuerpo. 

Se trata del Zinnia Shirred Dress de Sunflower Seams Pattern Company, que tiene un tallaje para adolescentes que va desde la talla 12 a la 20. Mi hija mayor es menudita y le cosí la talla 12 que le va perfectamente. 


Es un vestido de lo más clásico, pero que nunca pasa de moda. De hecho me decidí por este modelo porque mi hija se probó varios vestidos y tops de este tipo en las tiendas a las que fuimos. El patrón es muy sencillo, una vez que le coges el truco al fruncido con elásticos. Trae tres tipos de mangas: corta (la que yo hice), al codo y manga larga. Es necesario usar telas con caída para que el vestido se vea bonito. Yo usé una viscosa de algodón muy agradable que compré en el mercado de Els Encants, en Barcelona, con fondo negro y florecitas de colores. 
Lo más entretenido es hacer los frunces uno por uno. Os recomiendo que dibujéis alguna línea, sobre todo la que pasa bajo la sisa, para que no os salgan torcidos. Yo no lo hice y en la parta trasera algunas líneas no están rectas. Por lo demás es más entretenido que difícil



Mi idea era haberlo combinado con zapatos y rebeca rojos pero  mi hija puso cara de espanto ante la idea de ir tan conjuntada. Demasiado que accedió a llevar manoletinas negras ;)

Estoy muy contenta con el resultado porque es un modelo con el que la veo muy adecuada para su edad, va arreglada pero no en exceso que es lo que ella no quiere. 


Aquí la entrada de hoy. Hasta la próxima. 

PATRÓN : Zinnia Shirred Dress de Sunflower Seam pattern Company

TALLAS: 12 a 20

TELA ; Viscosa de algodón. 

DIFICULTAD: Intermedia. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...