Páginas vistas en total

lunes, 20 de febrero de 2017

La vida mientras tanto...

Hola chic@s!
Hay rachas en la vida en las que todo va sobre ruedas y otras en las que se hace más difícil tirar del carro, ¿verdad? No necesariamente tiene que ser por algo malo. Simplemente de conjugan una serie de factores que hacen que sea imposible llevar todo a la vez. Cuando eso pasa, lo mejor es hacer un parón. Un punto y aparte, descansar, tomar aire y esperar a que vuelvan las energías para comenzar con más fuerzas que antes.
En esa fase me encuentro ahora mismo. De un tiempo a esta parte se han acumulado una serie de circunstancias que hacen que coser, fotografiar y bloguear se vayan al final de mis prioridades diarias. 
Aunque en mucha menor medida que en otros periodos de mi vida, sigo cosiendo. Siempre digo que coser es como mi yoga.. y aunque no es un buen ejercicio para la espalda, sí lo es para la mente, porque me relaja, me despeja y mantiene mi mente ocupada.

Este año estoy cosiendo trajes de flamencas para las niñas. Empecé muy pronto, a finales de enero, porque este tipo de costuras es una carrera de fondo. Es una costura larga y a veces tediosa... y voy terriblemente lenta, aunque segura. Por eso tengo poca cosa (más bien nada) que enseñaros en el blog. 
De todas formas os enseño un pequeño adelanto que ya habeis podido ver por Instagram:

Kilómetros de cordoncillo con la remalladora.


Por todo ello que me temo que este blog seguirá un poco parado hasta que los trajes de flamenca vayan tomando forma. 

No obstante, he estado echandole un vistazo a los nuevos patrones que están saliendo y que son serios candidatos para esta primavera/verano. Mi hija mayor va a necesitar ropa nueva, pues lleva dos temporadas aprovechando las mismas prendas. Con 8 años ya, vamos cambiando poco a poco de estilo sin perder la esencia, porque aun tiene y debe seguir vistiendo de niña. 

La nueva revista de Patrones Mujer, dedicada a patrones infantiles me ha causado una grata impresión. Si es cierto que los números anteriores no me había llamado demasiado la atención, en este nuevo número he visto cositas muy ponibles y adaptables a las edades de mis hijas: 


El conjunto de falda y blusita de la portada me ha parecido ideal para los eventos BBC (Bodas, Bautizos, Comuniones). Incluso para lucir en Semana Santa si el tiempo acompaña. 

Otro patrón, que ya tengo en mi poder, es el Laure Dress de StraightGrain Patterns. 



Me encanta la versión qipao o vestido oriental. El patrón ofrece mútiples combinaciones, pero no me merece la pena coser vestidos de invierno a estas alturas. De hecho desde que acabaron las Navidades mis hijas apenas han vuelto a ponerse vestidos. Aunque la versión de la izquierda me parece ideal para niñas mayorcitas, esperaré al buen tiempo para coser la otra versión.

Un patrón que se me ha quedado en el tintero esta temporada ha sido el Friday Dress de Petit a petit.


Gran parte de la culpa ha sido de mi amiga Charo Murciano, que después de ver algunas versiones de este vestido en Instagram , sentenció que parecía un vestido de posguerra... La verdad es que algo de razón tenía, porque ese tipo de hechura es  bastante clásico y en algunos casos la tela elegida no le hacía mucha justicia la modelo. Sin embargo pienso que es un patrón al que se le puede sacar bastante partido según las telas que escojas. Yo me lo imagino sin mangas y abotonado hasta abajo, en plan vestido camisero de verano, como os enseño en este dibujo (sí dibujo de pena, lo sé :( ) . En una tela de cuadros vichí o rayas o un seersucker creo que puede quedar mono.


Y bueno, deciros por último que si el tiempo acompaña, ya tengo decidido modelo para el Domingo de Ramos para Irene. (Para la peque aún no he pensado nada) Se trata de este patrón de New Look Kids 6205, que tengo en mi poder desde hace casi dos años. Creo que tiene un corte muy adecuado para la edad de mi hija. Es de confección sencilla y ponible. Solo hay que encontrar la tela que lo haga especial para ese día. 


Como veis ideas no me faltan. Ahora solo necesito encontrar tiempo y ganas. 
Y vosotras ¿habéis planificado ya vuestras costuras para la nueva temporada?
Un besote y hasta la próxima entrada que espero que no se demore demasiado. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 1 de febrero de 2017

La moda infantil y el último vestido del invierno.

Hola chic@s!

Desde que mi nivel de costura alcanzó un nivel aceptablemente bueno hay una serie de prendas que no he vuelto a comprar en tiendas. Hace más de 3 años que no compro vestidos, faldas, blusas y shorts. Sólamente compro ropa para el colegio tipo chándals, leggings, camisetas y chaquetones.
 No obstante me gusta estar al tanto de lo que se cuece en la llamada "moda infantil española". Estos días, que se ha celebrado FIMI y que han salido ya a la venta las colecciones de primavera, me he parado un poco a reflexionar sobre ese mundillo y he llegado a varias conclusiones. 
En primer lugar, en mi opinión de madre que se relaciona con otras muchas madres de niños pequeños, el 90%  de las familias no tiene ni idea de que existe este mundo alternativo llamado "moda infantil". Como os digo, la inmesa mayoría de las madres viste a sus hijos con las conocidas marcas comerciales que están al alcance del bolsillo: Zara, H&M, Sfera, C&A, las más clásicas Gocco y Neck And Neck, por citar solo algunas.
La gran mayoría no se preocupa de si este año se llevan las espaldas al aire o si el color pantone del verano va a ser el verde agua de mar o el amarillo pollo.
 Veo cosas en las redes que me dejan ojiplática. Cosas que nunca, jamás, he visto por la calle. Y creedeme que me muevo mucho. Siendo Sevilla una ciudad "pija" a  ojos de muchos, os digo que para ver un vuelo campanero de esos que salen de debajo del sobaco y que si la niña se cae rebota como un tentetieso, hay que ver 1500 niños vestidos de otra manera. Eso no quiere decir que aquí no nos arreglemos. Por supuesto que sí. Y como es normal con diferentes gustos y con más o menos estilo. Pero que no me vendan la moto de que eso es lo más de lo más y lo que hay que llevar si se quiere ir a la moda. Y que si el look completo no te ha costado más de 3 ceros, vas de trapillo.

En segundo lugar, todo lo que se mueve alrededor de ese mundilo (cotilleos, traiciones, copieteos, dimes y diretes) si te paras a pensarlo es como estar viendo el Sálvame. A veces me divierte verlo, me distrae y pienso qué aburrida debe estar la gente para enfrascarse en la polémica más absurda sobre si una marca ha copiado una falda fruncida, una tela que está en toooodas las tiendas de tejidos de Epaña o una puntilla como las que me ponía mi madre en los camisones. Otras veces directamente me dan ganas de apagar la tele y dejar de verlo, sobre todo cuando veo las malas intenciones y la críticas feroces a niños o madres... a veces hasta oigo la voz de Jorge Javier en off.

Y por útlimo y que muchas no entienden: ese mundo es completamente efímero. Por más que algunas se empeñen en alargarlo, los niños crecen y cambian de estilo... me pregunto en que gastarán sus esfuerzos a partir de ese momento.

Y bueno, habiendo visto lo que se supone que tendencia para la nueva temporada, saco como conclusión que prefiero mil veces ir a mi bola, porque hay cosas que por más que lo intente no entiendo, como por ejemplo:
 - niñas casi preadolescente con vestido/blusón raquítico enseñando una especie de braga informe que no os digo lo que parece...
- vestidos al peso con miles de capas y volantes. Megacortos, eso sí, para que al menos la criatura ventile por abajo y no sufra un colapso. A la madre que lleva a su niña así la traía yo al sur en el mes de agosto..
- tocados y diademas que parecen, con perdón, compresas pegadas a la cabeza, por no decir aquellos otros que parecen platos de tarta con su blonda y todo.
- vestidos que parecen delantales con medio cuerpo al aire... hombre por favor, que aquí hace calor pero para ir en cueros están las playas y los bañadores.
- niños (género masculino) con estampados y volantes claramente femeninos...

En fin, que supongo que me estaré haciendo mayor y que mis hijas van creciendo, pero cada vez me siento menos atraida por ese tipo de moda.
Por último, os dejo algunas fotos de Elena con el modelo que le cosí para Navidad. Arreglado pero sin estridencias.




PATRÓN: modificación de patrón base para crear cuerpo superpuesto con botones y  borde de plumeti.

TELA: Traetela de este invierno.. regalo de mi amiga Charo Murciano

TALLA: 5

 Que tengais buena semana.
 Hasta la próxima.
 Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 23 de enero de 2017

Banana Sweet.

Hola chic@s! ¿Cómo llevais los fríos? Por aquí esta haciendo bastante, para lo que estamos acostumbrados, se entiende. No pretendo compararme con lo que tiene que hacer por allí arriba ;)
Lo cierto, es que no sé si será el frío o la ajetreo del día a día pero este mes estoy un poco de capa caida con la costura. Estas rachas vienen de vez en cuando, pero siempre, tarde o temprano desaparecen y vuelvo a la acción. Esperemos que así sea.
Hoy un traigo otro vestido que le cosí a Irene a finales del año pasado. Como os comenté este año solo le había cosido dos vestidos arreglados (aquí y aquí) y uno de sudadera. Un vestido informal, calentito y de trote, para llevar en cualquier ocasión. 

En una de mis escapadas con mi amiga Isa para ver telas, encontré un retal de sudadera azul marino de 1'70 m a un precio irresistible (4€) y me lo traje pensando en un vestido de la Ottobre que tenía fichado desde hacía mucho tiempo. 




 Se trataba del vestido Banana Sweet de la Ottobre 4/2014, la primera que salió en español. Aunque el color amarillo me echaba para atrás, pensé en adaptarlo más a mi estilo y hacerlo un poco más "cuqui". Y este es el resultado. 



La confección del vestido no fue lo que se dice sencilla. Los bolsillos hay que hacerlos con paciencia para que queden bien. Por suerte mi tela estiraba pero no excesivamente, con lo cual el trabajo no fue demasiado complicado. 
Los frunces también dan un poquito de lata. Aunque lo más "chungo" para mí fue la tapeta de los botones. 
Me confundí al cortar y tuve que hacer un pequeño chanchullo para disimular la pifia. Como la tela solo estira en un sentido, no pude cortar otra pieza. Así que resolví el problema de la mejor forma que pude.


A modo de contraste usé una tela de patchwork de florecitas de Julian lópez que compré el pasado Black Friday cuando toda la tienda estaba al 40% de descuento. Creo que el contraste lo hace mucho más dulce y un poco menos informal que el de la revista. En el patrón viene un puño para terminar la manga. Como no tenía tela de puño a juego opté por alargar la manga y evitar tener que ponerlo.
Para cerrar la tapeta usé snaps en tonos rosa. 




Es un vestido cómodo, que queda suelto por detrás. La capucha es más bien a modo de adorno porque queda justita una vez que cierras la tapeta. 
Corté la talla 7 para mi hija, y aunque añadí varios centímetros al largo de la manga y al bajo del vestido, creo que ha quedado un poco corto. No sé si además habrá encogido en la secadora o sí la niña ha dado un estirón, pero ayer cuando lo llevaba se lo veía un poco ridículo. Creo que en breve pasará a llevarlo la hermana. Al menos es un consuelo que no se quede colgado en el armario. 



Como os digo, es un vestido ideal para saltar, jugar y hacer monerías varias porque es cómodo y calentito. Aunque no es un  vestido tan sencillo como a los que la Ottobre nos tiene acostumbrados y requiere un poco más de paciencia. 
No me ha quedado perefecto pero a mi hija le gusta y le sienta bien. 
Bueno, esto es todo por hoy. 
Mientras espero que mis ganas de coser vuelvan voy a mirar que habéis cosido vosotras. 
Besos y feliz semana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 16 de enero de 2017

Vestido suelto

Hola chic@s! ¿Qué tal estáis? ¿Pasando mucho frío? Aunque estemos en plena ola de frío polar, yo es llegar enero y se me quitan todas las ganas de seguir cosiendo para invierno. No sé si será que pasadas las Navidades nuestra vida social se reduce a la mínima expresión o que aquí en frebrero la cosa empieza ya a calentar, pero lo cierto es que con lo que tenemos en el armario es más que suficiente para terminar la temporada. Así que para mí este es un mes "tonto" en el que me paso más tiempo pensando qué coser que realmente cosiendo. 
La verdad es que he cosido el 90% de la lista de prendas necesarias para el invierno que me había propuesto, por lo que me siento más que satisfecha. Siempre queda algo en el tintero pero bueno, es algo inevitable. 
¿Y vosotras? ¿Ya habéis dado fin a la temporada de invierno o seguís cosiendo contra el frío?

Bueno, después de este momento reflexivo, hoy os enseño uno de los vestidos que he cosido este año para mi hija mayor. Esta temporada solo he le cosido dos vestidos arreglados y uno de tela de sudadera. Con eso y lo que nos valía del año pasado hemos tenido más que suficiente y yo no he tenido la sensación de coser para nada. ¡Da mucho coraje que se te queden los vestidos colgados en el armario con dos puestas!

El modelo de hoy es un vestido suelto y calentito en una viyela suave de colores rosados que seguro que habréis visto mucho esta temporada. Yo la compré en una tienda local, Galerias Madrid.


Desde hace tiempo tenía guardada en Pinterest una foto de un modelo muy parecido. Como ya sabéis este tipo de hechuras no es el que mejor le suele sentar a mi hija. Pero va creciendo y me apetecía cambiar un poco el tan manido corte en la cintura. 
Cuando le hice la primera prueba me decepcionó un poco. Pero luego, una vez terminado y arreglada la verdad es que me gusta mucho como le queda. 



El patrón es el mismo que el de la blusa que os enseñé aquí, el de la Blouse à empiècement, del Libro Nouveaux Intemporels Pour enfant de Astrix Le Provost. Para el vestido escogí la talla 8 alargada y le puse un forro con un volante abajo a modo de segunda capa. Me gusta el efecto que le hace el volante de abajo, porque levanta un poco el vestido y evita que quede demasiado lacio.
Como las instrucciones del libro están en francés, yo lo hice un poco a mi bola. Tened en cuenta, que al menos para esta blusa las tallas son justitas. Creo que es la primera vez que le coso algo de la talla 8 a mi hija..jjjj

A modo de adorno le coloqué en los bajos una puntilla pequeñita en el mismo tono de rosa  y un lazo en el canesú. El lazo se lo puse de manera provisional con un imperdible... y así se quedó. 
Aunque creo que le daré unas puntadas porque me pasé todo el rato arreglando el lazo para que no se viese el imperdible. 


Un vestido sencillo, arreglado sin excesos, ideal en mi opinión para niñas que ya van creciendo. 
Aunque mi hija protestó porque el vestido no le gustaba, porque no tenía vuelo y porque era muy ancho, comprobó que le resultaba muy cómodo y no ha vuelto a poner pegas para ponerselo. 




¿Qué os parece? 
Bueno chicas, espero que paseis la ola de calor lo mejor posible y que tengais buena semana. 
Un beso y hasta la semana que viene. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...