Páginas vistas en total

viernes, 4 de abril de 2014

Espejito,espejito Review Primavera/Verano 2014

Hola chic@s! Como os avancé en la entrada anterior hoy os traigo mi particular repaso al último número de la revista de patrones infantiles Espejito, espejito, la número 18.
He de confesar que le he dado muchas vueltas al resumen de hoy. No sé si es que mis gustos van cambiando, o que mis niñas van creciendo o simplemente que los modelos de Espejito cada vez son más extraños y recargados, pero la verdad es que tras ver este número creo que mi relación con Espejito está llegando a su fín. 
Ni fu, ni fá. Esa fue la primer impresión que me dio la revista cuando la abrí. Más de lo mismo, también pensé. Aunque tras un estudio más detenido de los modelos que nos presentan, me han llamado la atención un par de cosas: en primer lugar la cantidad de vestidos con volantes que hay. Se ve que deben estar de moda, digo yo, pero a mi me rechinan este tipo de modelos porque aquí los volantes son para la Feria, y pare usted de contar. No digo yo que un pequeño volante en el cuello o en un bajo no quede mono. De hecho yo los he utilizado, pero a mi modo de ver se han pasado un poco. 


La combinación de telas, piquillos, pasamanerias y volantes se me hace difícil de digerir, la verdad. He aquí la segunda cosa que me ha llamado mucho la atención. Y es que  vengo observando de un tiempo a esta parte  el abuso que están haciendo de material de mercería. Así como hace un par de veranos los modelos basaban su atractivo en los estampados llamativos adornados con algún que otro piquillo y lazo, últimamente la profusión de encajes, tiras bordadas, piquillos y lazos, para mi gusto es excesiva. Como dice a una amiga mía, los niños de Espejito parecen a veces catálagos de mercería andantes. 

Puntillas, madroños, lazos, tiras bordadas, encajes...

Por otra parte vuelvo a reiterar lo que dije sobre el anterior número de verano. Aquí en el sur son modelos de muy pocas puestas. Son demasiado abrigados para los rigores del verano andaluz, y me atrevería a decir que de Madrid para abajo. Demasiada capa de tela superpuesta y cuellos demasiado altos. Solo he encontrado un par de modelos que podríamos decir que son verano. 

La espalda es muy original

En cuanto a los patrones más de lo mismo o incluso peor. El trabajo de correción y maquetación deja mucho que desear. En el anterior número fueron los zapatos pintados con Photoshop, pero aquí directamente los patrones son imposibles de seguir si no tienes algo de experiencia. Fiajos en esta foto: 


Los número de las piezas no se corresponden con los gráficos del dibujo. Porque ¿como vas a cortar la pieza 1 con la tela doblada? o ¿para qué vas a cortar 4 piezas de la espalda? Evidentemente hay un baile de números.
Otro ejemplos de fallos de este tipo  son: (ojo, en los gráficos de las instrucciones, que el patrón no lo he abierto siquiera)

- cuando falta una pieza del patrón. 

El cinturón no aparece por ninguna parte

- cuando el dibujo no se corresponde con el gráfico 

El dibujo lleva los picos rectos, pero el gráfico los lleva redondeados

- o el dibujo de la pieza cortado.



Algunas pensaréis que soy una tiquismiquis, pero digo yo que sólo publican dos número al año, y que al menos podían tener un poco más de cuidado en ese  tipo de detalles. La que compra Espejito sin saber coser con la ilusión de hacer algo mono, puede encontrarse con serias dificultades de interpretación de las instrucciones
Pero bueno, como todo no va a ser malo, aquí os pongo los modelos que más me han gustado, aunque creo que se pueden sacar a partir de patrones básicos de Burda o de Patrones, que por regla general son más proporcionados.  No obstante, vaya por delante que en este número las prendas sienta mucho mejor a los niños que en otras ocasiones. Espero que sea porque han ajustado por fin los tallajes. 


Son modelos básicos y sencillos, pero monos. Creo que por eso me gustan. 
La nena está muy linda con el último vestido. 

Bueno y de niño ya sabéis que no me gusta hablar porque el estilo de la revista no va para nada conmigo. Os dejo un par de fotos de muestra para que veáis como va creciendo Yaguito, al que estoy deseando ver ya con un polo y un pantalon largo  ;)


Ya para terminar me vais a permitir una pequeña reflexión. El domingo pasado estuve paseando por Las Arenas, Getxo, y la verdad es que me gustó ver lo arreglada que iba la gente y sobre todo los niños. Había de todo como es natural, pero me recordó a mi infancia cuando  los domingos uno vestía sus mejores galas. Hoy, por suerte o por desgracia, la cosa se ha ido suavizando bastante por aquí abajo. Por suerte, porque era un suplicio a veces la rigidez del ir bien vestido; y por desgracia porque ya se han perdido completamente las formas y hay situaciones en que ves cosas que claman al cielo. Sin embargo, yo creo que en el justo medio está la virtud. Y para mi gusto los últimos número de Espejito están pecando por exceso, bastante exceso.
Ya lo he dicho al principio, creo que la relación entre la revista y yo está tocando a su fin.... será porque me tienta el lado oscuro de la Ottobre..jeje
Un beso y feliz fin de semana





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

17 comentarios:

  1. En su defensa diré que si está hecha en el norte, esos escotes subidos y esas capas y capas de tela son ideales para el casi-verano cantábrico ;)
    Hasta aquí mi alegato.
    bss

    ResponderEliminar
  2. Toma ya! pero qué bien te explicas, jamía, me dejas loca. Veo que seguimos con los mismos fallos de siempre, has hecho una disección estupenda. Para una novata, que son gran parte del público de Espejito, es una faena que no te cuadre el dibujo lineal con el modelo, te puedes sentir perdidísima...
    Me está pasando lo mismo con la revista Ottobre, más sport pero con un toque chic :) y creo que también influye que las niñas van creciendo. Yo creo que se puede ir arregladita y cómoda a la vez. Un vestidito chulo con un toque original y sobre todo dejárles mancharse, fundamental. Exceso de volantes ciertamente.
    Muchas gracias por toda esta información!
    Besos
    Diana

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta el de la espalda con los lacitos...y ya.
    El repaso, estupendo, yo creo que has plasmado el sentir popular, que lo sepas.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. El review más esperado de la blogosfera!!! yuju!!!
    Toda la razón tienes, para dos revistas que sacan al año, podian cuidar bien todos los detalles... y si, el estilo es totalmente del norte, bueno, los niños-monaguillo no se exactamente de qué parte...
    y qué decir del estirón que ha pegado Yago! y a Vega ni la reconozco! Te agradezco que me los enseñes porque yo de esta ya he quitado la suscripción... con los básicos de otros años o los burdas ya me apaño.
    besos,

    ResponderEliminar
  5. Yo l ojee el otro dia en la quedada y me sirvió para reafirmar la decisión de no co prarla que ya había tomado.
    Yo soy de las que me gusta llevar a la niña con vestidos más clásicos y de hecho como comentamos, por aqui es un estilo que puedes ver bastante. Pero de espejito poco puedo sacar, ni simquiera inspiración, porque los modelos son recargadisimos, y a veces con estampados imposibles....dicho esto, tambien entiendo que al hacerse la revista en el norte los modelos puedan resultar demasiado abrigosos para el sur.
    Besos guapa y gracias por el repasito!

    ResponderEliminar
  6. María, qué bien te explicas. Incluso a mi, que me he criado en los alrededores de Getxo, me rechinan los modelitos tan recargados. Últimamente veo en las tiendas un abuso de adornos de mercería!! Y esos vestidos tan requetecortos en niñas ya talluditas con pelillos en las piernas, la verdad como que no.
    Yo hace tiempo que dejé de comprar la revista, no me compensaban los sofocones para que "aquello" quedara medianamente bien.
    Y no voy a comentar nada de Yago, que si yo saco así a mi hijo, me pone una demanda por crueldad infantil.
    A mi también me tienta la Ottobre....
    Besos

    ResponderEliminar
  7. No te quito razón en lo que dices, pero aquí en Asturias las temperaturas del verano son tan agradables que nos permite ponerles estos modelos.
    Coincido contigo en la profusión de encajes, tiras bordadas y demás. Yo he empezado a coser hace poco para hacerle vestidos a mi niña (que ahora tiene 19 meses), precisamente por lo caros que son los vestidos arregladitos, pero si tengo que comprarme metros y metros de éstos adornos casi no me trae a cuenta el esfuerzo para ahorrar.
    Ya me he comprado la revista, así que intentaré amortizarla, pero dándole unos retoques.
    A mi me gusta ponerle a mi niña este tipo de vestidos y la dejo rebozarse todo lo que quiera en el parque. Sólo los utilizan una temporada, tampoco pasa nada porque al final de cada una se note que están bien usados.
    Por último mandarte un saludo y darte las gracias porque no veas lo que ayudáis las blogger a las novatas como yo. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Muy buenas!! Quería contarte que han propuesto tu blog en nuestro concurso de Blogs Hogar, en la categoría Ropa y costura. Enhorabuena, y a conseguir votos!
    Te dejo este enlace donde podrás tener más información:
    http://www.dialhogar.es/concurso-blogs/
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. No se puede decir más claro. Estos fallos los de Espejito los arrastran desde el número 1, la hemos comprado porque era la única, pero está claro que es una repetición de modelos con alguna variante, pero como has dicho, más de lo mismo.
    Creo que de bebés queda ideal verles vestiditos tan monos, pero cuando ya empiezan a trotear, donde esté la ottobre....
    Sras de Espejito.... no leeis las opiniones de vuestras ya ex casi compradoras?

    ResponderEliminar
  10. Nos encanta el verano en el País Vasco, es nuestro día favorito del año, jajaja!! Ahora entiendes los escotes y capas de tela? ;p
    Un beso!
    Firmado: una getxotarra

    ResponderEliminar
  11. María, es triste ver que las relaciones se enfrían y llegan a su final. A veces es por tu culpa, a veces es culpa suya. No mires atrás, lo pasasteis bien pero encontrarás otro compañero de viaje que te hará feliz y te acompañará en la aventura de la vida (costuril).
    Ánimo María! Las rupturas son difíciles pero te repondrás, si necesitas hablar llámame.
    ;)

    ResponderEliminar
  12. Lo de esta revista no es ni de lejos mi estilo y vivo a 30 km de Bilbao jajaja nunca regalaría algo tan recargado y si tuviera hijos no les vestiría así, como he dicho no es mi estilo. Me gusta ir bien vestida, no voy a engañaros, pero esto es demasiado repipi.
    Besossss guapa!

    ResponderEliminar
  13. María que razón tienes. Yo vivo en el norte, pero para mi, este tipo de vestidos con metros y metros de mercería como tu dices, no me gustan nada. A veces el más es menos. Me gustan los vestidos con algún detalle, pero para mi esto es excesivo. A parte, siempre hay que modificar algún patrón, unos por pequeños y otros por grandes.
    Mi relación con espejito, acabó con el nº anterior.
    Besos.
    Lola.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Maria por este repaso!, yo creo que no la voy a comprar, al final son modelos recargados y poco ponibles, yo la verdad es que prefiero ropa más cómoda.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Yo vi casi todos los vestidos hechos y la verdad que no tienen nada que ver con las fotos, son infinitamente mejores y preciosos de lo que muestran las fotos

    ResponderEliminar
  16. Estoy completamente de acuerdo contigo... Yo esta vez ya no la he comprado... Corté en el número anterior... Son demasiado recargados...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.