Páginas vistas en total

lunes, 21 de enero de 2013

El gusto por lo "vintage"

Hola chic@s! ¿qué tal el fin de semana? ¡Menudo tiempecito, eh! Vamos para quedarse en casa y no salir... Nosotros estuvimos ayer un rato en casa de mis suegros y por la tarde nos pusimos  mi suegra y yo a bichear antiguas revistas de patrones y labores que tenía guardadas.



"¡Qué antiguo se ve todo!", dijo ella.. pero yo pensé para mí: "no es antiguo, es vintage"..jeje. 
Ella, como otras muchas de su generación , sin ser profesionales de la costura y sin ser otra cosa que ama de casa (que ahí es nada), confeccionaba ropita para sus hijos y para ella misma. Recuerdo que en mis años de colegio, allá por los 80, raro era el niño que no tenía alguna prenda (un jersey, una bufanda ,un gorro),  cofeccionada  ,con mayor o menor arte, por una madre, una tía o una abuela. Por aquella época , el acceso a la ropa infantil era más complicado que ahora. La oferta era más limitada y los precios más elevados y se consideraba algo normal que madres y abuelas confeccionasen la ropa. 
Yo siempre recuerdo a mi madre sentada a la máquina de coser o sacando patrones en la mesa grande del comerdor, haciendo vestidos tanto para las ocasiones especiales como para el diario. Era la época en la que sólo se tenían tres pares de zapatos: los de todos lo días, los de salir y las zapatillas de deporte.. ¡Hasta chándals llegó a confeccionar mi madre! Y no pasaba nada... Con esto no quiero que cualquier tiempo pasado fuera mejor, ni por asomo.. pero a veces me paro a reflexionar la que podemos llegar a formar para combinar unos leotardos con un zapato o con una rebeca, cuando yo solo tenía unos zapatos azules marino porque pegaban con todo. A veces pienso que perdemos un poco la cabeza y más ahora con la que está cayendo...

Algunos modelos ochenteros:
 




 
 Pero llegaron los 90, el imperio del Sr. Ortega se fue extendiendo, los precios empezaban a ser más competitivos y en mi caso, llegó la adolescencia.. Ya no era "guay" que tu madre o tu tía te hicieran la ropa. Yo quería ir a Zara , a Mango y a todas esas tiendas llamadas de "moda joven". La ropa hecha en casa fue disminuyendo. Ya solo se hacían cosas especiales, trajes de flamenca, algún trajecito para boda y poco más. De hecho recuerdo el último vestidito , ya de señorita, que mi madre me hizo en color rosa chicle que en aquel momento me parecía horroroso, pero que hoy recuerdo con cariño. 

Modelos noventeros




Supongo que a muchas les pasó lo mismo: la costura ya no era una necesidad, los niños preferían vestirse ya de otra manera.. Así que muchas fueron dejando de coser y al día de hoy ya solo lo hacen por placer o se limitan  a hacer arreglos, coger el bajo a los pantalones o  a hacer alguna chaquetita de punto a los nietecillos.
Sin embargo, hoy en día  la costura en el ámbito casero, ha pasado de ser una  asignatura obligatoria en los colegios a una simpática extravangacia de mamás con mucho tiempo libre (léase la ironía). Mi propia madre me dice a veces: "hija, no sé cómo tienes ganas de coser con lo barato que está todo; es que ya no merece ni la pena".. y esto me lo dice con alguna labor entre las manos..jeje..
Sirva esta pequeña entrada de homenaje a todas aquellaas costureras anónimas, no profesionales ,que se desvivían hasta altas horas de la noche terminando el vestidito que su hij@, sobrin@ o niet@ iba a estrenar el Domingo de Ramos. 
Besitos.

(Esta entrada está escrita desde mi propia experiencia. Estaría encantada de que me contases la tuya.)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

22 comentarios:

  1. Ay cuando echamos la vista atrás, y somos conscientes de lo que nuestras madres han hecho por nosotras y ahora también estamos dispuestas a hacer malabarismos por nuestros peques...
    Mi madre cosió muy poco, pero todavía conservo alguna cosita que nos hizo, pero con 7 hijos, todos seguiditos, y trabajando, y además hizo una segunda carrera cuando ya nos tenía a todos, y luego preparó una oposición... ahora es cuando soy consciente de la burrada de trabajo que se ha pegado.
    Y me pasa como a ti, cuando me compré la máquina me decía que no cosa, que no tengo tiempo, que no compensa, pero ahora cada vez que le enseño lo que estoy haciendo se hincha como un pavo, mas contenta de su niña que otro poco!
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, la verdad es que no hace irse falta irse muy lejos para tener ejemplos de superación como el de tu madre. Tenemos que dar gracias por todo lo que han hecho por nosotras..besos

      Eliminar
  2. Maria, vamos a ver!!. Tu y yo no somos hermanas gemelas de milagro, de verdad!!. Que te cuente mi historia, para que?. Mi historia es igualita que todo lo que acabas de contar...

    Hace un par de meses, le pedí a mi suegra ( que lo guarda todo) que me enseñará sus burdas, patrones y prima y me traje a casa 4 o 5 ejemplares!!, muy parecidos a los tuyos...
    Luego decirte que mi madre nos hizo a mi hermano y a mi toda la ropa que podia, hasta el bolso-mochila para ir al cole en 5º de EGB, que la llevé hasta octavo, je,je... lo digo porque bordó un 5º y ya no quería llevarla cuando el curso no correspondía con el curso... Nos hizo muchisima ropa, mis tias, las chaquetas de lana, calcetines para dormir con los pies calentitos, porque se pasaba más frio en las casas que ahora.. y los zapatos eran dos pares, si señor,, y los zapatos de los domingos del año anterior pasaban a ser de diario al año siguiente, y si!! eran negros o azul marino y la combinacion de chaqueta-vestido- zapato no importaba nada de nada... Eran otros tiempos, es verdad!!.
    Cuando llegué a la adolescencia mi madre dejo de hacerme ropa porque no me la ponia, preferia la ropa de las tiendas!!. que pena y frustracion tenía que tener la pobre cuando un día me dijo: " ya te coso nada mas".... ahora me doy cuenta de la rabia que le tenia que dar, deslomarse en sus ratitos libres a coserme cosas para que luego acabaran con una medio sonrisa por mi parte y guardada en el armario sin una sola puesta...!!!. En fin... ahora nos toca a nosostras coser y lo más importante: QUE LO HACEMOS CON EL MISMO AMOR QUE LO HACIAN NUESTRAS MADRES A NOSOTRAS, PERO AHORA PARA NUESTRAS PRINCESAS,ja,ja...!!!.

    Bueno, que me he enrollado mucho....

    Que tu historia es igualita a la mía!!.
    Y sabes que: Que me ha encantado esta historia, como todo lo que escribes..

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, medio gemelas..jaja. Lo de la mochila me ha llegado al corazón..jaja y lo de los zapatos de los domingos que se convertían en los de diario al año siguiente tb me ha pasado muchas veces.Antes había ropa "para salir" que cuando se iba poniendo fea pasaba al montón de ropa de diario. ¡Qué pena haber perdido algunos de los modelitos que me hacían de pequeña! Seguro que alguno pasaba por actual..jeje
      Besos

      Eliminar
  3. Tienes un premio en mi blog!!. Pasate cuando puedas!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón María, a veces hay que mirar a trás para ver como han cambiado tanto las cosas. Cada vez estoy mas concienciada de la locura consumista en ropa de niños que se las pones un par de veces y cuestan carisimas. Este año le he comprado (porque no he podido hacerlo) dos vestidos a mi hija para todas las navidades y algunos heredados.
    Mi madre nos hizo pocas cosas, recuerdo que fue a un curso de corte y confección pero aprendió poco, también sabia coser que de eso si nos hizo rebecas pero con 7 hijos era complicado y ademas nosotros también eramos muy seguidos. Yo soy la pequeña de cinco hermanas y lo heredaba todoo, no recuerdo ningun vestido que fuera nuevo.
    Yo no he tenido ayuda de mi madre ya que ella no sabia ni coger la maquina de coser pero cuando le enseño las cositas esta muy orgullosa de mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sin menospreciar el trabjo de creadores y profesionales, el mundo se la moda infantil se está disparando de una manera bestial.. a quien le guste y se lo pueda permitir, estupendo, pero ya es que parece que si el calcetín no combina con el lazo del pelo llevas a tus niños hechos unos piojosos..jaja
      Besitos

      Eliminar
  5. María, mi madre es más de las labores de punto, pero cuando joven cosía porque no tenía más remedio que hacerse la ropa. Después hizo los batones de mis hermanos mayores. Estos batones los conservamos en perfecto estado y son el tesoro familiar. Mi hija salió del hospital con uno y se bautizó con otro de ellos.
    Después, recuerdo que se apuntó a un curso de corte y confección. Me hizo algunas prendas, pero yo estaba ya en la edad del pavo y me las ponía más bien poco. Entonces no valoraba el esfuerzo que ponía en sacar tiempo.
    La verdad es que se le cae la baba cuando ve las cosas que hago.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso son tesoros y lo demás tonterías. Mi suegra conserva los batones de bautizo de sus niños que se hicieron a mano y aunque yo no bauticé a las mías, ahí están guardaditos por si mis hijas el día de mañana quieren que sus hijos los lleven.

      Eliminar
  6. Que bonita entrada Maria, eso es revindicar lo vintage y lo demás es cuento. Que bien que se vuelven a llevar cosas que podemos rescatar del armario de nuestras madres o incluso de nuestras abuelas. Un besazo.
    www.elrincondecostura.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Un besote.

      Eliminar
  7. María, me he visto reflejada en tus palabras!, tengo los mismo recuerdos que tu comentas, yo también era una niña en los 80, y recuerdo que mi madre me hacía los pantalones de pana bombachos para ir al cole con sus respectivos jerseys de lana...recuerdo uno azul marino y otro rojo...y jerseys de punto y chaquetas, por que a mi madre le encantaba hacer punto..., luego llegaron los 90 y ya no quise que me volviera ha hacer nada, hasta una nochevieja en la que se me ocurrió pedirle a mi madre que me hiciera un vestido largo rojo de terciopelo que quedó espectacular...

    La verdad es que nunca he valorado el esfuerzo que hacía mi madre hasta ahora, por eso te agradezco tanto que hagas esta entrada- homenaje para todas aquellas madres.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa.. a mi tb me hacía mi tía jerseys de lana.. y algunos picaban un montón..jaja

      Eliminar
  8. Qué bonito todo lo que has escrito! Y qué identificada me he sentido con lo que cuentas... Mis zapatos de salir eran de charol negro con una lazada zapatera. Mi madre también me hacía los vestidos y las rebecas a pesar de que trabajaba. Yo aun le pregunto de dónde sacaba el tiempo con tres niños... Me hizo hasta el traje de comunión, recuerdo que se quedaba hasta las tantas para poder acabármelo... Ahora lo valoro muchísimo, era toda la delantera de punto inglés o nido de abeja y los cuellos y final de la manga de farol bordados a punto festón, un traje muy trabajado que por supuesto guardo como oro en paño. Pero recuerdo que entonces no me gusto mucho porque me hubiera gustado ir con un traje de organdí como la mayoría de las niñas. Ella me ha hecho casi todos los trajes para las bodas hasta que comencé a coser... Y creo que me lancé porque vi que cada vez le costaba más y no podía ni debía depender de ella porque la edad no es la misma y aun trabaja (es proferora de historia), tenía que conseguir ser independiente y poderme hacer lo que quisiera... Aunque se que la tengo ahí cuando me atasco y eso es mucho... Ahora cuando viene y me ve liada con algo me echa un cable y juntas disfrutamos de la costura... Un beso María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. disfruta de esos momento de costura juntas! Eso sí que es un tesoro..jeje
      Besos

      Eliminar
  9. Maria, has plasmado perfectamente mi pensamiento. Es verdad, lo de los tres zapatos y en lo de la ropa de salir. Yo también lo viví así. Unos zapatos azules que combinaban con todo y al año siguiente te los ponías para ir al cole!!.Mi madre no cosía, eramos cinco en casa y mi padre siempre estaba fuera, la pobre no daba a basto. Pero en verano cuando ibamos al pueblo mi abuela se encargaba de hacernos los modelitos de verano. Me encantaba ir con ella a comprar las telas!. Gracias por tu entrada, hoy me has endulzado el día con estos maravillosos recuerdos!!

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito lo que has escrito. Me has traído muy buenos recuerdos.

    Yo no pude llegar a la fase, no me pongo lo que hace mi madre, porque nos dejó muy pronto. Guardo como oro en paño un vestido hecho completamente a mano con punto inglés, me da una pena que mi hija no se lo haya podido poner!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego esas cosas sí que son tesoros. Besos

      Eliminar
  11. siempre recuerdo aquellas tardes, en casa todo nos lo haciamos y era del burda tengo las revistas de vestidos que andan en mis fotos, nunca se compraba nada confeccionado, incluso teniamos que hacernos el ajuar , los camisones,las batas en fin me has hecho recordaesos dias, hace ya tanto, bessssss

    ResponderEliminar
  12. Que recuerdos!!!!!!
    totalmente de acuerdo yo llevaba en la adolescencia jerseys hechos por mi, y eran muchisimos, los tenia de todos los colores.
    Y empecé a coser hace 23 años (me case muy joven), al principio lo hacia por hobby le hacia pijamas a mis hijos, camisas bueno y yo muchísima rops, no he ido a ninguna boda creo con el mismo vestido.
    Hace dos años me lo he vuelto a replantear y me estoy dedicando a ello profesionalment, incluso perfeccionando estudios, y aunque la gente diga que es un rollo coser y que no te merece la pena, pero cuando te ven con un abrigo, vestido o cualquier otra cosa exclusiva(porque le añades tu toque personal) no opinan lo mismo.
    espero no haberte aburrido mucho.
    un beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.